lunes, 16 de agosto de 2010

Reflexiones del barón

Quizás el sol sea quien mejor sepa admirar un cuerpo desnudo expuesto a sus rayos, pues intenta observarlo y tocarlo por todos lados dejando la marca de su caricia. Sin embargo, es un abrasador voyeur que puede quemar cuanto mira con sus ojos de fuego, que calcinan la tierra secándola si le falta el agua. La pasión de los hombres puede abrasar como el calor de un astro brillante y dejar sólo cenizas si le falta la humedad del amor   

1 comentario:

  1. Me encanta este cuadro entre otras cosas, por su color.

    ResponderEliminar