viernes, 21 de septiembre de 2012

Reflexiones del barón


Cuanto más sutiles son los hilos conque lazamos a ese ser que despierta en nosotros el amor, cuanto más fina sea la trama que hayamos tejido a su alrededor para atraparlo y tenerlo cautivo del deseo que mueve el placer de poseerlo, cuanto más prendido a nosotros lo mantengamos, más sentiremos que es parte en nuestra vida. Y, sin darnos cuenta, estaremos creando un íntimo universo entre los dos para unirnos y mantenernos prendidos tanto por la vehemente ansiedad de gozarnos como por la debilidad de necesitar sentir la respiración y el calor que sale de ambos cuerpos. Cuanto más sencilla sea la celda en que dos almas se encierran para juntar sus cuerpos y conocer la dicha de ser uno sin más adornos que su individualidad desnuda, sin más apremio que la urgencia de de no ser dos, más fuertes serán las cadenas que los atan, pues no son de hierro ni otro metal que pueda quebrarse o partir con un golpe seco y firme, sino que es una delicada tela que, cual la de la araña, nadie que caiga en ella se podrá liberar jamás ni podrá salir de esa trampa, pues en ella perderá la vida al dejar allí el corazón 

5 comentarios:

  1. Con el recuerdo de estas palabras suyas en la cabeza y el corazón, esperé durante todo el día el hombre al que pertenezco, para fundirme literalmente en sus brazos y convertirme en su alimento.
    Maestro, gracias crear belleza y avivar el fuego.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Mi muy querido ayax, a veces mis reflexiones sólo son pensamientos inspirados por sentimientos y deseos que mueven los sentidos de esos seres tan queridos y apreciados por mí que casi puedo oír los latidos de sus jóvenes y generosos corazones que jamás se cansarán de amar ni de entregarse a quien ellos aman. Mi buen amigo, el fuego de tu alma nunca se apagará porque está prendido y guardado en lo más profundo de tu ser. Besos

    ResponderEliminar
  3. Aunque las arañas me dan escalofríos su telaraña me atrapo :D

    Besotes Maestro!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Eli por tu visita y tu comentario. Las arañas tampoco me gustan, pero su tela se parece mucho a los misteriosos hilos que enredan el corazón y la mente para prenderse de alguien o de algo contra toda razón o fuerza exterior. Besos

    ResponderEliminar